Análisis de suelo agricola

FERTILIDAD SUELOS AGRÍCOLAS

EI suelo es un elemento ambiental bastante complejo formado por una gran variedad de minerales y de seres vivos, adoptando formas muy variadas. Principalmente su origen se debe a dos procesos básicos, esto es, pueden ser formados por la alteración de la roca en contacto con las condiciones atmosféricas, o también puede provenir de la acumulación de materiales en zonas bajas que ya habían sido en cierta forma alterados en lugares más elevados. Unos u otros con el paso del tiempo van sufriendo transformaciones de sus minerales y de la vida que desarrollan.

analisis de suelos

Las características de la roca madre de la que proviene el suelo, unidas a las condiciones climáticas soportadas a través de los tiempos, dan una configuración especial a cada uno de ellos. A todo esto hay que unir el papel tan importante que realizan los microorganismos y mesofauna del suelo meteorizando los minerales y poniendo los nutrientes a disposición de los vegetales. Es quizá esta la idea más sugerente para definir el suelo como la parte viva de la corteza terrestre donde se produce la transformación de la parte mineral en vida vegetal.

El objetivo más corriente en el que uno piensa a la hora de encargar un análisis de suelos es la fertilidad, es decir, conocer el contenido de nitrógeno, fósforo, potasio, materia orgánica y oligoelementos. No obstante hay otras posibles razones, como son el contenido en sales, carbonatos o sodio, pH, textura del suelo, etc. Estas son características que pueden afectar al desarrollo de nuestro cultivo y son tan importantes en una analítica como el contenido de nutrientes.

Dependiendo del cultivo la época de muestreo será diferente, así, en plantas herbáceas anuales es más adecuado realizar la analítica justo después de haber obtenido la cosecha, y realizarla todos los años. En cambio en leñosas es preferible hacerlo de Noviembre a Enero, cada 4-5 años y realizar uno inicial antes de establecer la plantación. Eso sí, nunca después de haber realizado un abonado, ya que distorsionaría los resultados.

La interpretación de los resultados resulta compleja, ya que no solo tenemos que contemplar las cantidades de nutrientes que hay en el suelo y compararlos con los niveles adecuados. Debemos integrar todos los datos obtenidos en la analítica ya que la disponibilidad de muchos nutrientes para las plantas están relacionados con parámetros físico-químicos como por ejemplo el pH.

materia orgenica

​O puede que las condiciones de habitabilidad no sean las adecuadas para el normal desarrollo de las plantas, por ejemplo, si la conductividad eléctrica es alta significa que este suelo tiene una elevada salinidad, con estas circunstancias muchos cultivos no pueden desarrollarse de manera adecuada, dándose pérdidas en la producción que son más elevadas dependiendo de lo susceptible que sea la planta a la salinidad del suelo.

Los parámetros básicos en una analítica de suelo son la textura, el pH, la conductividad eléctrica, la materia orgánica y los nutrientes nitrógeno, fósforo y potasio. Con ellos nos podemos hacer una idea general de las aptitudes de nuestro suelo, y las necesidades más perentorias del mismo.
No obstante, si lo que pretendemos es establecer una nueva plantación deberíamos completar la analítica con otros nutrientes, además de conocer la capacidad de intercambio cationico, la cantidad de sodio, si hay caliza activa, etc. Todo ello conociendo de antemano las necesidades que tienen las plantas que pretendemos establecer.

En definitiva, la analítica de suelo es un instrumento imprescindible a la hora de manejar adecuadamente un cultivo agrícola, conocer las características de nuestro suelo como soporte vital de la planta comporta, entre otros, un adecuado uso de los fertilizantes, enmiendas, etc que necesitamos para el adecuado desarrollo de la misma, e incluso nos ayuda a descartar especies no adecuadas al suelo donde se tendrían que establecer.


SI NECESITAS MÁS INFORMACIÓN CONTACTA CON NOSTROS